Fotogrametría y realidad virtual (VR) 01: Creación de mundos fotorrealistas

Hoy en día la realidad virtual está en boca de todos. Es frecuente encontrar noticias en televisión o anuncios de nuevos dispositivos de conocidas marcas relacionados con el tema.

Resulta muy curioso observar desde fuera a una persona usar esas gafas, observar su comportamiento y el grado de conexión tan alto que parece tener con aquello que está viendo. Lo cierto es que hasta que no pruebas unas no te haces una idea exacta de lo tremendamente intenso e inmersivo que puede llegar a ser.

Hasta el momento este tipo de dispositivos han sido algo más experimental que real a la hora de la verdad. Pero estamos en el momento exacto en que se ha dado el pistoletazo de salida. A partir de ahora y en los años venideros vamos a ver como esta tecnología se va a quedar en nuestras vidas generando cada vez más experiencias.

¿Dónde va a estar la clave de la realidad virtual (VR)?

Bueno, evidentemente nadie tiene la respuesta perfecta a esto, pero sin duda, y probablemente no nos equivocamos, cuanto más llegue a emocionar esa experiencia más éxito tendrá.

Una experiencia cercana a la realidad, capaz de generar emociones, intensidad, adrenalina, recuerdos, etc. será algo que tiene todo el potencial de triunfar. Y cuanto mayor sea el grado de realismo respecto al mundo conocido en los elementos del entorno, más fácil es generar esta sensación. Y qué mejor manera de generar realismo que partiendo de la realidad.

Cada vez son más los estudios de videojuegos, cine y realidad virtual que se están aproximando a la fotogrametría para recrear la realidad en un mundo de ficción, y que además pueda ser interactivo es un punto extra.

Gracias a técnicas de fotogrametría como las que empleamos en 3DApps, la posibilidad de construir entornos fotorrealistas, fácilmente integrables para trabajar en ellos en cualquier plataforma, es algo viable.

Los objetos generados mediante escaneado 3D se pueden incorporar perfectamente a cualquier plataforma de desarrollo de realidad virtual. No sería ningún problema incorporarlo en un motor de videojuegos como Unreal o Unity, muy populares hoy en día en el desarrollo de aplicaciones VR, o cualquier otra aplicación similar.

A partir de ahí, el único límite es la creatividad del desarrollador.

Bunker
by 3dapps
on Sketchfab