Modelos 3D y precisiones

Probablemente una de las principales preguntas que se haga alguien cuando ve un escaneado 3D es sobre la precisión: ¿qué precisión tiene ese modelo?
En primer lugar es necesario hacer una distinción entre precisión relativa y precisión absoluta. La precisión relativa nos dice la precisión interna de un modelo. Es decir, cómo de parecido es con el modelo real. Esto se puede comprobar tomando medidas en el modelo real y comparándolas en el modelo escaneado una vez escalado. La precisión absoluta nos indica con qué precisión está ubicado un objeto en un Sistema de Referencia. Es decir, si yo escaneo una casa y lo posiciono en unas determinadas coordenadas de un Sistema de Referencia (WGS84, por ejemplo), si a continuación vas con un equipo GNSS (Sistema Global de Navegación por Satélite) a posicionar esas coordenadas, ¿a qué distancia me habré quedado del objeto real?

Se podría dar el caso de tener un objeto muy bien escalado cuya precisión relativa sea muy alta, sin embargo, al no haber aplicado técnicas de georreferenciación precisas como el DGPS (Sistema de Posicionamiento Global Diferencial) no tener buena precisión absoluta

Estos principios se aplican exactamente igual para otros productos de la fotogrametría, por ejemplo una ortofoto.

Por tanto, en función del uso final que se le vaya a dar al producto será necesario o no una buena georreferenciación. Si el uso que se va a dar va a ser más visual, o simplemente se quieren estudiar propiedades geométricas, no va a ser necesaria mucha precisión absoluta, o incluso georreferenciación. Por tanto, se pueden ahorrar costes en el proyecto.