La inspección visual de edificios y estructuras es una tarea que puede resultar costosa y a menudo complicada con los métodos tradicionales. Los drones facilitan muchísimo esta labor.

Tareas rutinarias de mantenimiento, inspecciones periódicas de seguridad, análisis previos a una intervención o restauración, seguimiento de obras, inspección de cubiertas, son tareas que con frecuencia suponen un coste importante por la complejidad logística que suponen.

Mediante la inspección visual con un dron se pueden ahorrar muchos costes asociados a estas tareas, y también ahorrar tiempo. En unas pocas horas se puede realizar una labor de inspección visual completa de un edificio o estructura y de esa manera facilitar a los técnicos las tareas posteriores, permitiendo concentrarse solamente en aquello que requiere una intervención.

Contacte con nosotros y estudiaremos su caso sin ningún tipo de compromiso.